24/10/2021

DELFINA CHAVES: UNA CHICA LINDA QUE APUESTA A SER MUCHO MÁS QUE ESO

Delfina está muy lejos de ser sólo la hermana de Paula Chaves. Tiene apenas 21 años pero se tomó bien en serio esto de ser actriz. Tuvo un papel fuerte en la novela “Amar después de Amar”, se fue tres meses a estudiar actuación a Los Ángeles, y en este 2018, formará parte de “Edha”, la nueva serie de Netflix dirigida por Daniel Burman. Talento no le falta, actitud tampoco.

POR NATALIA SCALI
FOTOS: Florencia Antón/ @artemantis

Se viene “Edha”, la nueva serie de Netflix. ¿Cómo fue la experiencia?

Lo viví con mucha responsabilidad. Pero estaba tranquila porque en mi segunda audición tuve un encuentro personal con Burman, y él estaba muy seguro de lo que quería, y eso es clave. Admiro mucho la capacidad que tienen los directores de ver el producto ya terminado.

¿De entrada te sentiste identificada con el personaje? 

Hay cosas con las que sí y otras con las que no. Yo, para crear, siempre me pregunto cómo viviría yo la situación por la que está pasando el personaje. Y vas empatizando. Pero hay otras cosas que entendí de una, por ejemplo, de dónde venía el dolor que sentía mi personaje, que tiene un gran conflicto con los padres. 

Y en el contexto se filtra el insondable mundo de la moda…

Y… Me sentí muy identificada. El mundo de la moda es tan avasallante, hay tantos ojos mirándote, y que además, miran números, medidas, y de repente, te quedás anonadada y sentís que te pasa por encima. Fue una gran experiencia.

 

¿Cuándo te diste cuenta de que el camino iba a por el lado de la actuación?

Tengo 21 años y arranqué hace poco. Pero puedo dividir la situación en dos partes. ¿La primera? Yo siempre supe que esto era para mí. Pero la segunda y más importante, fue el día que me creí merecedora de ser actriz. Porque siempre dudaba de mi capacidad: me preguntaba “¿estaré acá porque tengo ojos claros? ¿Por qué respondo a un estereotipo?”. Y no quería que fuera por eso. Hice muchas cosas para formarme, por ejemplo, me fui a estudiar al exterior.

¿Te fuiste a estudiar…?

Tres meses a Los Ángeles, que es una de las cunas del cine. Y he estudiado con varios profesores porque me gusta aprender un poquito de cada uno. Yo, cuando construyo un personaje, necesito sentir que esto es de verdad. No soy exigente, pero sí soy honesta. Quiero hacer algo que sea verdadero, después analizaremos si fue bueno o malo, pero seguro fue de verdad.

 

¿Cómo te llevás con el medio?

Acepto las reglas del juego. Vivimos en una sociedad en la que se habla mucho sin saber demasiado. Las redes sociales son un ejemplo de eso: son un lugar en el que a todos se les otorga el derecho de opinar sin saber. Pero bueno, siempre va a haber gente que te va a decir que estás ahí porque sos linda o te acomodaron. Pero como yo soy honesta conmigo misma, sí me doy cuenta de que en un lugar estoy porque me acomodaron o porque soy linda, yo sola me voy a sentir mal y me voy a querer ir.

¿Te lo dijeron alguna vez abiertamente que estás porque sos la hermana de Paula, por ejemplo?

Un montón de veces, pero me la jugué por lo difícil cuando podría haber ido por algo más mediático.

¿Cómo fue la experiencia de ADDA? Tu personaje de Mía era fuerte, tocaba temas duros…

Fue muy difícil. “Mía” fue un personaje duro: la búsqueda de la sexualidad, el conflicto con mi mamá, mi papá en coma luego de enterarme de que tenía una vida paralela, en donde pasás de la bronca al odio, y después decís “te voy a tratar de entender porque es la única manera de poder perdonarte”. La búsqueda de la sexualidad… De chica me pasaba que no me gustaba ningún chico y de repente decía “¿che, qué pasa si soy lesbiana?”, y eso nos pasa a todos. De eso hablo cuando digo que está bueno usarse a uno mismo como instrumento para crear un personaje.


comentarios


Te puede interesar...

LOLITA MORÁN: UNA CHICA QUE ROMPE ESQUEMAS

TRENDSETTERS: REPRESENTANTES DE ARTISTAS #1 DE LATINOAMÉRIC

EMILY LUCIUS

LAS ROSAS

GRATIS
VER